Características de las salamandras

salamandra negra con amarillo, oviparos

Las salamandras son animales vertebrados que pertenecen a la familia de los anfibios. Hay más de 500 especies de salamandras en todo el mundo, y se caracterizan por tener piel húmeda, patas cortas y una cola larga.

Muchas especies de salamandras tienen la capacidad de regenerar partes de su cuerpo, como patas o cola, si son dañadas. Estos anfibios urodelos se encuentran en una amplia variedad de hábitats, desde los bosques húmedos hasta las montañas y los pantanos.

Aunque son animales terrestres, también pueden vivir en el agua durante parte de su ciclo de vida.

Índice

Características

Algunas de las características más comunes de las salamandras incluyen:

Piel húmeda: La piel de las salamandras está cubierta de glándulas que producen una secreción viscosa que les ayuda a mantenerse húmedas y protegidas de la deshidratación.

Patas cortas: Estos animales tienen patas cortas y palmeadas, lo que les permite nadar y desplazarse en el agua y en el suelo con facilidad.

Mira tambiénsistema circulatorio de los anfibios¿Cómo es el sistema circulatorio de los anfibios?

Cola larga: Muchas especies de salamandras tienen una cola larga y aplanada que les ayuda a nadar y a mantener el equilibrio mientras se desplazan sobre el suelo.

Tamaño y forma variables: Pueden variar en tamaño y forma según la especie. Algunas salamandras son tan pequeñas como un dedo, mientras que otras pueden medir más de un metro de largo.

Capacidad de regeneración: Muchas especies de salamandras tienen la capacidad de regenerar partes de su cuerpo, como patas o cola, si son dañadas.

Habitat variable: Las salamandras pueden vivir en una amplia variedad de hábitats, incluyendo bosques húmedos, montañas y pantanos. Aunque son principalmente terrestres, también pueden vivir en el agua durante parte de su ciclo de vida.

¿Cómo se reproducen las salamandras?

Las salamandras pueden tener fecundación interna o externa. Dependiendo de la especie y subespecie su forma de reproducción es variada: pueden ser ovíparos, lo que significa que ponen huevos fertilizados al exterior y luego incuban los huevos hasta que eclosionan y se convierten en larvas.

Existen otras especies como la salamandra común que pueden ser ovovivíparas que se da cuando la hembra conserva el huevo en su vientre hasta que está lo suficientemente maduro para eclosionar que es cuando lo expulsa. 

Mira tambiénReproducción y clasificación de los anfibiosReproducción y clasificación de los anfibios

Y finalmente está la reproducción vivípara que se produce cuando la madre mantiene internamente a la larva y la da a luz cuando ya está totalmente formada. 

Algunas especies de salamandras tienen ciclos de reproducción complejos y pueden también desarrollar formas de reproducción asexual, como la reproducción por gemación o fisión, o como en el caso de las salamandras del género Ambystoma cuyas hembras pueden autofecundarse por partenogénesis o sus variantes.

Reproducción

Las salamandras son anfibios y, como tal, tienen un ciclo de vida que incluye tanto etapas acuáticas como terrestres. La mayoría de las salamandras se reproducen en el agua, aunque algunas especies se reproducen también en el suelo húmedo.

Las salamandras generalmente se reproducen en la primavera o el otoño, dependiendo de la especie y del lugar donde viven. Los machos suelen tener un papel activo en el cortejo y apareamiento, y a menudo emiten canto y despliegan patrones de color especiales para atraer a las hembras.

En el caso de reproducción ovípara, una vez que se ha producido el apareamiento, las hembras ponen huevos en el agua. Los huevos suelen ser pequeños y tienen una cáscara delgada. 

Los huevos de las salamandras suelen incubarse durante unos días o semanas, dependiendo de la especie y de la temperatura del agua. Una vez que los huevos eclosionan, se liberan larvas de salamandras que tienen branquias y se desarrollan en el agua. Las larvas suelen alimentarse de pequeños invertebrados y, a medida que crecen, empiezan a desarrollar patas y a respirar aire.

Una vez que las larvas se han convertido en adultos, abandonan el agua y comienzan a vivir en el suelo. Algunas especies de salamandras se reproducen en el suelo húmedo, en lugar de en el agua. En estas especies, las hembras ponen huevos en el suelo y los machos los fertilizan. Los huevos se incuban y eclosionan directamente en el suelo, dando lugar a salamandras adultas sin pasar por una etapa de larva.

Aun la ciencia tiene mucho que investigar acerca de la reproducción de las salamandras, y en general de los anfibios. Existen variantes y procesos complejos de cada especie y subespecie que sin duda merecen ser estudiados a mayor profundidad. 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Características de las salamandras puedes visitar la categoría Anfibios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al continuar navegando, acepta el uso de cookies. Más información